Inicio Mundo ‘Chínguese el jodido’: pesadilla de un organillero ante el Covid-19

‘Chínguese el jodido’: pesadilla de un organillero ante el Covid-19

MÉXICO.- Luis Valdovinos está tardando más de lo usual en obtener los 300 pesos (casi 12 dólares) diarios que suele ganar como músico callejero en Ciudad de México, pues la crisis del coronavirus lo va dejando cada día con menos clientes.

«Los que tienen, tienen, y chínguese el jodido», dice Valdovinos, de 46 años, a la AFP, mientras pide dinero por la música de su organillo, un pesado instrumento cuyo sonido melancólico se acentúa a medida que la capital mexicana se queda sin gente por el virus.

«Todo México se espanta, hay negocios que cierran, desgraciadamente los que vivimos al día somos los perjudicados», dice al relatar que ahora debe permanecer hasta bien entrada la tarde para alcanzar su meta de dinero.

Valdovinos es parte del 56% de mexicanos que trabaja en la informalidad -sin registros contables o seguridad social- y que no puede quedarse en casa ante la pandemia.

Muchas de estas personas viven al día y son blanco seguro del golpe económico del coronavirus en el país.

«Quienes no pueden hacer ‘home office’ (trabajo en casa) tienen mayor riesgo de padecer la secuela económica y social de esta crisis de salud pública», dice la organización civil Acción Ciudadana Frente a la Pobreza.

«Su bajo ingreso y carencias los convierte en los más vulnerables en el escenario de la extensión masiva del virus, que impone el aislamiento y la sana distancia», agrega.

«Seguir trabajando»

Gabriel González, de 42 años, un artista informal que se maquilla cuidadosamente como Pennywise, el payaso de la película «Eso», también vive al día. De los 1.000 pesos (39 dólares) que ganaba diariamente por dejar que la gente se fotografíe con él, ahora recibe solo 100 (casi 4 dólares).

«Hay problemas ya en la casa por la economía, pero qué hacemos, solo seguir trabajando», dice con voz apagada.

Su postura resignada la comparten otros trabajadores ambulantes en la misma condición.

 

DÉJANOS TU COMENTARIO: