Síguenos en redes sociales

Ciencia y Tecnología

Centrales solares flotantes

Las centrales solares convencionales, grandes conjuntos de paneles solares instalados en parcelas de tierra firme a menudo bastante extensas, son controvertidas por la cantidad de terreno que ocupan, a no ser que este sea desértico. Por

Cristina Flores

Publicada

el

Las centrales solares flotantes podrían ayudar a proteger los lagos y embalses de algunos de los efectos perjudiciales del cambio climático global, según el nuevo estudio. (Foto: Giles Exley)

Los accesorios de Giles Exley, de la Universidad de Lancaster en el Reino Unificado, ha completado la primera modelización descriptiva de los efectos medioambientales de las centrales solares flotantes en lagos.

Aun cuando los estudiosos creen que es poco factible que se desplieguen centrales solares flotantes en Windermere, este cuenta con un rico grupo de datos al ser uno de los lagos más estudiados de todo el mundo.

Los resultados logrados por Exley y sus compañeros de trabajo demuestran que las centrales solares flotantes tienen la posibilidad de enfriar el agua al protegerla del sol.

No obstante, el panorama es complejo y además hay situaciones en las que la estratificación, y por consiguiente los efectos nocivos sobre la calidad del agua, podrían incrementar si se extienden centrales solares flotantes.

Los efectos sobre la temperatura del agua incrementan cuanto más enorme es la central solar flotante con respecto al tamaño del lago.

Se necesitarán más estudios para establecer la magnitud y el diseño óptimos de las centrales solares flotantes para cada lago y embalse, los cuales poseen bastantes propiedades que son únicas.

Ciencia y Tecnología

Selecciona NASA a SpaceX para misión tripulada a la Luna

El contrato, por valor de dos mil 900 millones de dólares, comprende el prototipo de nave espacial Starship

Cristina Flores

Publicada

el

Starship, la nave de la empresa de Elon Musk para viajar a la Luna, actualmente está en pruebas. AFP/A. Gemignani

La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) eligió a SpaceX para que sus primeros astronautas aterricen en la superficie de la Luna desde 1972, lo que significa una enorme victoria para la compañía de Elon Musk.

El contrato, por valor de dos mil 900 millones de dólares, comprende el prototipo de nave espacial Starship, que se está probando en las instalaciones de SpaceX en Texas.

La empresa de Musk se impone a Blue Origin, de Jeff Bezos, y a Dynetics, contratista de Defensa Dynetics, para ser el único proveedor del sistema, lo que supone un sorprendente parteaguas en las prácticas de la NASA, que normalmente elige a varias empresas en caso de que una falle.

Los analistas de la industria dijeron que la decisión subraya que la compañía, fundada por Musk en 2002 con el objetivo de colonizar Marte, es el socio más confiable de la NASA en el sector privado.

El año pasado, SpaceX se convirtió en la primera empresa privada en enviar con éxito una tripulación a la Estación Espacial Internacional, restableciendo la capacidad estadounidense para lograr la hazaña por primera vez desde que terminó el programa de transbordadores.

CONTINUAR LEYENDO
Publicidad
Publicidad

Newsletters

Recibe las noticias más relevantes de Chihuahua, México y el Mundo en tu e-mail

Publicidad

LO MÁS VISTO