Inicio Chihuahua

Con venenosa campaña, Ana de la Rosa y Sipinna destruye a familias chihuahuenses

Ana María de la Rosa y Carpizo, Secretaria Ejecutiva del SIPINNA Chihuahua.

CHIHUAHUA.- Mediante una maliciosa campaña de difusión, el llamado “Sistema de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes” (SIPINNA Chihuahua) pretende frenar la aprobación de la iniciativa de ley del “Pin Parental” sembrando venenosamente la desconfianza y confrontación entre los integrantes de las familias chihuahuenses.

En el comunicado difundido ampliamente por las redes sociales digitales con los logotipos del Gobierno de Jurado; la Secretaría General de Gobierno que encabeza Luis Fernando Mesta Soule, y el SIPINNA Chihuahua que dirige Ana María de la Rosa y Carpizo, hacen suponer perversamente que los padres y madres de familia no buscan lo mejor para sus hijos y falsamente les alertan que con el “Pin Parental” les “negarían su derecho a la educación y a la información”.

Con el dinero público aportado por los contribuyentes chihuahuenses,  publicitan la campaña “#NoAlPinParental”, tergiversando la información relativa a la iniciativa de ley presentada en el Congreso de Chihuahua por la diputada Marisela Sáenz Moriel y añaden un sitio web donde dicen ofrecer más información al respecto.

Irresponsablemente omiten que esta propuesta legislativa surgió a raíz del lamentable acto travesti (tipificable como abuso sexual por “corrupción de menores”), denominado  “Drag Queen Story Show” cometido con niños de kínder en Monterrey (Nuevo León) el 18 de mayo del 2019 en un área del ITESM conocida como “Casa Naranjos”, donde un grupo travestis realizaron la lectura de cuentos, con su perspectiva e ideología de género, a varios niños de nivel preescolar, promoviendo la indefinición sexual y el cambio de sexo, perversa acción cometida sin el conocimiento ni el permiso de sus padres.

Además ignoran que los derecho de los padres de familia están plasmados en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de San José Costa Rica” que firmó el Estado Mexicano desde hace 39 años el 23 de marzo de 1981 donde quedó asentado en el numeral 4 del Artículo 18 que dispone: “Los Estados Partes en el presente Pacto se comprometen a respetar la libertad de los padres y, en su caso de los tutores legales, para garantizar que los hijos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones” (Convención Americana sobre Derechos Humanos).

Otra publicación en ese sentido se hizo en el Diario Oficial de la Federación el 1 de septiembre de 1998, que en el numeral 4 del Artículo 13 señalando que: “Conforme con la legislación interna de los Estados partes, los padres tendrán derecho a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos, siempre que ella se adecue a los principios enunciados”. y d) Declaración Universal de Derechos Humanos: que en su artículo 26.3 indica que “Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.”

Lamentan que las adolescentes no sean tan “desmadrozas” como los varones

CDMX.- El pasado 10 de junio se llevó a cabo la transmisión por videoconferencia del conversatorio denominado “Igualdad de género desde la niñez. Una vida con derechos y sin etiquetas”, subido 2 días después al canal oficial del SIPINNA federal en la plataforma youtube, y en donde lamentablemente los participantes promovieron su visión marxista en contra de lo que ellos señalan como la imperante “cosmovisión patriarcal” y “adulto-céntrica” a la que hay que erradicar de la cultura occidental.

Con venenosa campaña, Ana de la Rosa y Sipinna destruye a familias chihuahuenses
Marta Ferreyra, Inmujeres.

En este conversatorio participaron como panelistas: el español Juan José Tamayo (Asociación de Teología Juan XXIII), Mónica Orozco  (Genders, A.C.),  Marta Ferreyra (Inmujeres),  Yair Maldonado (Gendes, A.C.), y José Luis Caballero (Universidad Iberoamericana).

Durante la parte final de las exposiciones, que en total duraron casi 90 minutos, Marta Ferreyra del Inmujeres presentó los resultados de una investigación realizada de forma parcial a algunas de las respuestas brindadas por los 5.6 millones de menores de edad que participaron en la Consulta Infantil y Juvenil realizada por el INE durante las elecciones del 2018.

En lo que clasificaron como “Roles y Estereotipos de Género”, los participantes parecían lamentar que, mientras el 53.6% de los varones ven como aceptable salir de noche, un 34.1% el dormir fuera de casa, y un 32% salir a la calle sin el permiso de un adulto, solamente  “una minoría, que no rebaza 4% en cada una de las tres conductas consideradas percibe que es aceptable que las mujeres las realicen”.

Lejos de preocuparse por las conductas rebeldes reflejadas en los porcentajes de los jóvenes varones, los panelistas lamentaban la desigualdad en los roles y las conductas de las jovencitas, como se puede apreciar en siguiente video.