Inicio Entretenimiento

Eugenio Derbez y Óscar Jaenada se toman un tiempo para hacer reír

MÉXICO.- En lo que va de la pandemia, sus ojos y manos se multiplicaron para poder jugar con su hija Aitana, pasar tiempo con Alessandra, consentir a su gordita Fiona, entrevistar celebridades y santidades, además de tomar un avión y venir a la CDMX a grabar, junto al actor español , el cierre de la campaña Esta Noche Voy a Cenar, para Uber Eats, la mismita que comenzó y siguieron Diego Boneta y Martha Higareda.

Bien se lo dicen en el comercial, que está al aire,
Eugenio, ¿por qué no eres una persona normal?

Aprovechando que la compañía de pedidos de comida a domicilio tomó su humor para concluir esta trilogía se le preguntó al actor, de 59 años, sobre los desafíos y los señalamientos que su comedia enfrenta en tiempos de movimientos sociales a nivel global.

“Se está cayendo en un extremo y un exceso que no es sano, no solamente en México, sino en . Vi que Jimmy Fallon pidió disculpas por un sketch que hizo hace 20 años y eso está mal”, compartió desde la locación elegida en Cuajimalpa, a la que Excélsior tuvo acceso después de seguir todos los protocolos y pruebas sanitarias por la pandemia.

Eugenio cree que, a la postre, la humanidad va a perder el sentido del humor y a los comediantes sólo les quedará seguir su trabajo en el underground e, irónicamente, se imaginó un mundo posapocalíptico para todos ellos.

“Ya estoy pensando seriamente en que el día de mañana voy a terminar haciendo humor en un sótano, donde todo mundo va a dejar su celular afuera, la entrada será cara, con pocas personas que van a tener que firmar una forma legal de ‘no puedes demandar’ y van a tener que ser ¡clandestinos!

“Ese extremo sería muy grave, porque la gente se perdería de momentos que se necesitan”, apuntó.

El escenario ya no lo ve tan en broma. Desde los señalamientos feministas del año pasado y las críticas por su homenaje a Walter Mercado, con el personaje de Juan Esteban, el cual calificaron de homofóbico a raíz del éxito del documental Mucho mucho amor, el mexicano ya ha ejercido un poco de autocensura en los contenidos que hace públicos.

“Los comediantes nos dedicamos a hacer reír: dices una palabra, se me ocurre un chiste y la remato. No lo pienso así de ‘ah, voy a atacar a este sector’. Luego te das cuenta e igual y dices ‘si fue un poco rudo o inapropiado’, pero se hace con el afán de hacer reír y no de ofender.

“De repente dices algo de monjitas”, intervino para dramatizar unas risas, “y no es que las odies, y la gente te crucifica. Hoy en día por eso casi no meto humor en mis redes sociales, trato de hacerlo con todo el cuidado del mundo y hasta lo reviso 27 veces antes de darle ‘publicar’”, dijo.

Así que un proyecto dentro del género, por ahora se ve complicado, al igual que la segunda temporada del reality documental De Viaje con los Derbez, de , pues la pandemia los obligó a posponer su viaje a Japón. Sin embargo, Eugenio está probando sus dotes como periodista

Ya tuvo entrevistas, para sus redes sociales, con el púgil Saúl El Canelo Álvarez, el DJ y productor holandés Tiësto y ni más ni menos que con el dalái lama, el líder espiritual del budismo tibetano, que le mostró el verdadero concepto de esta manera de pensar.

“No es una religión, sino una manera de vivir. Si las cosas que Buda les dice no les hacen sentido, las cambian, porque el mundo va evolucionando. Si todas las religiones evolucionaran, otra cosa sería. Sí me gustaría empezar a explorarlo. Estoy sorprendido. A Alessandra le gustó también y vale la pena”, dijo.

Se le cuestionó si esto apunta a tener su propio Late Night Show y reveló que hace ocho años grabó un piloto para , pero no pudo realizar el proyecto porque se mudó a Los Ángeles, grabó la serie ¡Rob!, filmó su película No se aceptan devoluciones y, como ocurre en la actualidad, ya lo absorbió.

Sólo espera poder mostrarlo, además del estreno de la película Coda y el arranque de filmación de The Three Tenors y la tan esperada película Speedy González, cuya voz estará a su cargo.

Tiene todo de Luisito Rey

Ni flashbacks de momentos no antes vistos ni nada, el personaje odiado y amado de Luisito Rey no regresará a la segunda temporada de Luis Miguel, La Serie, confirmó Óscar Jaenada durante la grabación de la campaña publicitaria para la plataforma de entrega de alimentos Uber Eats.

En su monte, donde reside en su natal España, ha recibido una cantidad impresionante de mercancía inspirada en el personaje, además de sus buenas órdenes de tortas de jamón serrano y papas bravas.

“Tengo desde la playera de ‘Coño, Micky’, piñatas, pines y hasta tartas de café”, mencionó a Excélsior, además del rotundo “se acabó (Luisito Rey) para mí”.

Jaenada, de 45 años, como Enrique Bunbury y su rola Extranjero, ha hecho muy suya esa afirmación de no ser ni de aquí, ni de allá. Uno por la música y el otro por haber dado vida a un icono nacional como Cantinflas, por triunfar en la bioserie de Luis Miguel y dar vida a Hernán Cortés.

“Es un modo de vivir, de ir conociendo, de una necesidad de aprender, ya no a través de los documentales, sino de los sentidos encontrados en los lugares. Cuando vengo a México, me siento en casa”, dijo.

Jaenada se sintió libre. En 25 años de carrera jamás se había tomado unas obligadas y ya se habían prolongado seis meses. Llegó con Eugenio, quien tiene una forma distinta de trabajar, y se la pasó de maravilla.

Estaba gozoso de salir de su montaña, donde el servicio de Uber Eats es el único disponible, pero le preocupaba la situación actual. El rebrote que azota a España le aterraba, pues amenaza con un nuevo cierre aéreo y, tristemente, tenía que volver pronto a su país.

Pero no sólo ésa era su preocupación, el barcelonés tiene en puerta estrenos y rodajes de algunas películas. Para lanzarse próximamente, destacó Chaos Walking, junto a Tom Holland, Nick Jonas, Daisy Ridley y Demian Bichir, lo malo es que desconoce bajo qué formato verá la luz.

“Aun sin , uno ya no sabe si se van a estrenar las películas o no, o bajo qué circunstancia. Ahora, peor: uno no sabe si van al cine o directamente a una plataforma. Lo importante es que se vea. A mí me gusta el cine, porque socializas con 200 personas de forma indirecta. Había escenas en las que sólo te reías tú”, dijo.