Inicio Entretenimiento

Zapatero crea calzado para que las personas no se acerquen de más

Al igual que España, Rumania también comenzó hace unas cuantas semanas con el proceso de desconfinamiento, a pesar de que aún tienen el temor de que llegue un segundo y peligroso brote.

A pesar de que las instituciones competentes se han encargado de sensibilizar y exhortar a los ciudadanos a que cumplan con el metro de distancia social y utilicen la mascarilla al momento de ir a ver a sus seres queridos, volver a hacer vida en los bares y restaurantes, etc. Pero aparentemente, esta información no les ha llegado a todos, debido a que una parte de los ciudadanos no se ha adaptado a las nuevas normativas sanitarias.

Una exitosa dificultad para que las personas se acerquen

Para cumplir al pie de la letra con las reglas de distanciamiento, quizá necesiten de una nueva iniciativa que creó un zapatero de Cluj con casi cuatro décadas de experiencia en Rumania llamado Grigore Lup, quien diseñó un calzado que con las tallas en la mano, sería número 75.

Zapatero crea calzado para que las personas no se acerquen de más

Lo más impresionante de este par de zapatos, está en que tienen muchos centímetros de más en la punta, ganando así aproximadamente, 50 centímetros de distancia entre persona y persona, lo que dificulta exitosamente que las personas puedan acercarse más de la cuenta.

Este par de zapatos gigantes, tiene un coso medio de unos 100 euros, y para su fabricación, se utiliza un metro cuadrado de cuero más dos días de duro trabajo. Sin discusión alguna, no creemos que esta sea la nueva bomba en las pasarelas de moda de París, pero este pequeño zapatero, le está dando un gran uso mientras ayuda a la sociedad a tomar conciencia.

“Me di cuenta al salir al comprar. La gente no cumple la distancia social”, explicó el pequeño productor de zapatos a Reuters, mientras que aseguró que, si dos personas, hacen uso de su calzado,“habría una distancia de casi metro y medio entre ellas”. 

Al ver este tipo de iniciativas, es imposible poner en duda que el cambió el mundo en casi todos los aspectos, incluyendo la nueva moda.