Síguenos en redes sociales

Viajes y Turismo

Los países más seguros del mundo en 2021

Cristina Flores

Publicada

el

Viajes y Turismo

A la hora de planear un viaje, una de las cosas que hay que tomar en cuenta es la seguridad, pues al ir a un destino lo que todos queremos además de disfrutarlo, es volver a casa.

Es por ello que, una de las primeras cosas que debes tomar en cuenta para ser un viajero responsable es precisamente informarte sobre tu destino y los posibles riesgos que existen en el para anticiparlos y prevenirlos.

Una de las formas de elegir un destino ideal es conocer la lista de los países más seguros del mundo.

La estabilidad, baja tasa de criminalidad y violencia, además de buenos servicios, caracterizan a estos países y si a su seguridad sumamos sus atractivos turísticos, se convierten en países ideales para viajar en 2021.

Este 2021, además, es necesario tomar en cuenta las restricciones de viaje por la crisis del coronavirus.

¿Cómo hacemos nuestra lista?
Para darte la mejor información respecto a los países más seguros para viajar, en Viajeros en Ruta recurrimos a varias fuentes de información.
Por un lado vemos Travel Risk Map de International SOS, que cada año estudia los riesgos para los viajeros en de todos los países del mundo.

Este mapa nos da, por ejemplo, información detallada de los lugares más peligrosos de México y Latinoamérica.

Los datos del mapa, los cruzamos con los ofrecidos por el Índice de Paz Global, una de los referentes más importantes de violencia en el mundo, aunque uno que omite a los países más pequeños de sus estudios.

Finalmente, confirmamos que no existan alertas de viaje de parte de los principales organismos internacionales, y nos fijamos en los riesgos para la salud, obteniendo así nuestro ranking.
Este mismo método lo usamos para determinar los países más peligrosos del mundo.

Para este 2021, además, excluimos países con una tasa de mortalidad por Covid-19 mayor al 2% de su población, pues la pandemia es un tema que los viajeros debemos tomar en cuenta.

¿Cuáles son los países más seguros del mundo en 2021?
Nuestra lista incluye a:

10.- Noruega
El país nórdico regresa al top 10 mundial al recuperar la categoría de riesgo insignificante en el Travel Risk Map y estar entre los mejores del mundo en el índice de paz global. Con eso recupera el lugar que le dimos en 2019 y perdió en 2020.

Es uno de los países donde puedes conocer la historia de los vikingos, pero sus mayores atractivos son los naturales.

Los fiordos son una maravilla natural que vale la pena contemplar con tus propios ojos al menos una vez.

9.- Finlandia
El top 10 de países más seguros continúa en el norte de Europa, la región con menos riesgos del mundo entero.

Finlandia puede ser el país menos conocido de la región, pero ofrece a los visitantes atractivos naturales en sus bosques y lagos, además de ser uno de los lugares con mejores bandas de rock pesado del mundo, ofreciendo un gran contraste para todos los gustos.

Además, presume de ser el lugar más feliz del mundo.

8.- Luxemburgo
Este ducado suele ser dejado de lado por los viajeros al encontrarse enclavado entre Francia, Bélgica y los Países Bajos, sin embargo es la nación más próspera y segura de la región, con índices de riesgo calificados como insignificantes.

Catedrales, Palacios, Puentes medievales y Castillos esperan a los viajeros que se aventuren a este país de cuento de hadas, donde nunca imaginarás estar tan cerca de París o de la capital de la Unión Europea.

7.- Austria
Un país que ingresa este año a nuestra lista es Austria, donde las advertencias de seguridad son genéricas, y corres más riesgo de toparte con una avalancha a sufrir un robo o crimen violento.

Austria es, además, uno de los destinos turísticos imperdibles de Europa, Viena y Salzburgo son ciudades que no pueden faltar en tu lista de deseos.

Los palacios, historias y museos que hay en ellas son hermosos, además es una capital de la música clásica y tiene deliciosos chocolates.

6.- Liechtenstein
Ausente el año pasado en nuestra lista, Liechtenstein es un país tan pequeño que es posible recorrerlo de punta a punta haciendo cicloturismo.
Todas las embajadas coinciden en nombrarlo como uno de los países más seguros para viajar.

Ubicado entre otros dos países que destacan por su estabilidad, tiene en Vaduz, su capital, la base para explorar su territorio donde puedes desde conocer villas alpinas hasta hacer esquí.

5.- Suiza
Famosos por no tener ejército y sumar siglos sin participar en una guerra, la aparición de Suiza no sorprende en esta lista.

Lo único que puede frenarte para visitar la nación helvética son sus altos costos, pero que están justificados por la calidad de sus servicios.

Sus ciudades principales como Berna, Zúrich y Ginebra son parte de los lugares a conocer, al igual que los alpes, sus estaciones de esquí y, en el aspecto gastronómico, imposible no probar su chocolate y su queso.

4.- Nueva Zelanda
Nueva Zelanda es el primer país no europeo que entra en nuestra lista de los países más seguros del mundo en los tres años que llevamos revisándola, pues aunque siempre estaba cerca, siempre le faltaba un poquito.

Sin embargo, lo poco que le faltaba al país de Oceanía para entrar, lo consiguió gracias a la excelente gestión de la pandemia que han realizado, siendo uno de los pocos países que la tiene bajo control.

Dividida en dos islas, los paisajes naturales de Nueva Zelanda son deseados por los viajeros desde que fueron dados a conocer en la trilogía de El Señor de los Anillos, y además es el lugar para conocer la cultura maori, una de las más reconocidas en el Pacífico Sur.

3.- Andorra
Ser una micronación que no se mete con nadie y da un gran nivel de vida a sus habitantes es la manera en que varios destinos se suman a los mejores países en seguridad, y este es el caso de Andorra.

El país, enclavado en los Pirineos, es la única nación ibérica en la lista.

En Andorra te puedes entender perfectamente en español, francés o catalán, en invierno es un destino de nieve para el esquí y en verano uno para el senderismo en montaña y para descubrir sus pueblos medievales.

2.- Dinamarca
La seguridad de Dinamarca se extiende no solo por su territorio, sino en sus colonias: las Islas Feroe y Groenlandia, entrando gracias a este territorio el continente americano a una lista dominada por Europa.

La capital, Copenague, es paso obligado para los viajeros en Dinamarca, es una de las mejores ciudades para practicar ciclismo y su icono es la estatua de La Sirenita.

Mientras que en Groenlandia debes visitar la aldea Inuit de Aasivissuit – Nipisat, nombrada Patrimonio de la Humanidad en 2018.

1.- Islandia
El país más seguro para viajar es Islandia, que se mantiene en la cima por tercer año consecutivo.

Esta nación, ubicada al norte del Océano Atlántico suele dominar año tras año los índices sin que nadie le quite el primer puesto de la lista, que refrenda para 2021.

En Islandia puedes disfrutar de paisajes dramáticos y aguas termales producto de su actividad volcánica que llevan a esta isla a ser mas grande año tras año.

La naturaleza lo hace un destino ideal para el turismo sostenible, y puedes elegir entre quedarte en su capital, Reikiavik o hacer un road trip por toda la isla.

También puedes acercarte a conocer la formación volcánica del país en las islas cercanas a Surtsey.

Viajes y Turismo

Viaje a Glasgow, la ciudad más importante de Escocia

Cristina Flores

Publicada

el

Glasgow, la ciudad más importante de Escocia

Para los madridistas Glasgow es la ciudad en la que su equipo se alzó con la novena copa de Europa el 15 de mayo 2002 tras un maravilloso gol de volea de Zidane y la prodigiosa parada de Casillas a Berbatov en el minuto 95. Ellos y el resto de los amantes del futbol saben también que la ciudad cuenta con dos importantes equipos, los Celtic y los Rangers con sus respectivos y magníficos campos.

Para los amantes del arte es un destino imprescindible para admirar la obra de quien es allí súper famoso y casi desconocido en el resto del mundo, Charles Rennie Mackintosh, el Gaudí escocés, también arquitecto, diseñador de muebles, pintor, y el artista más importante del modernismo británico. Sin olvidar, por supuesto la visita al Kelvingrove para ver, entre otras muchas obras de arte, el inmenso Cristo de San Juan de la Cruz de Salvador Dalí.

Un viaje a los museos de Glasgow y a alguno de sus muchos ‘pubs’
Llegar a Glasgow es fácil, tanto directamente en avión-cuenta con dos aeropuertos- como a través de la más visitada Edimburgo, a 78 kilómetros-menos de una hora en automóvil, tren o autobús. Además, es una ciudad en si es manejable, solo 600,000 habitantes, pero el área metropolitana cuenta con 2.3 millones, más del cuarenta por ciento de toda la población de Escocia.

Glasgow es una de las grandes ciudades industriales que, en su decadencia, decidieron seguir el exitoso camino marcado por Barcelona tras los Olímpicos de 92 y volcarse en los servicios y el turismo. A pesar de la mayor fama de la capital escocesa, Glasgow reúne atractivos más que suficientes para una visita de al menos un fin de semana.

De la vieja ciudad industrial y portuaria, la capital británica de los astilleros en el XIX y hasta la mitad del XX -aquí se construyeron el Queen Mary, el Queen Elisabeth y el yate real Britannia- no queda más que el recuerdo y algunos edificios en las cercanías del Rio Clyde. En el resto predomina su carácter de capital cultural del país con las sedes del Centro Cultural Nacional, La Opera Escocesa, el Ballet de Escocia y el teatro Nacional de Escocia, además de la prestigiosa Universidad y varios destacados museos.

Universidad de Glasgow
Si es necesario elegir, habría que empezar por el inmenso Museo Kelvingrove con su magnífico edificio de ladrillo rojo en el espacioso parque adjunto al campus universitario. En su interior, además del mencionado Dalí hay una magnífica colección de pintura, escultura y extraordinarias piezas de su sección de Historia Natural y, sobre todo, los muebles diseñados por Mackintosh, llenos de influencias chinas y japonesas.

Es conveniente apuntarse a un tour especializado para degustar la arquitectura de Mackintosh. Desgraciadamente su obra maestra, La Escuela de Arte – (The Glasgow School of Arts) está cerrada por reparaciones tras un incendio, pero hay otros edificios interesantes como The Lighthouse (el Faro), en Mitchell Line, originalmente edificado para ser la sede del Glasgow Herald y actualmente ‘Centro para el Diseño y la Arquitectura de Escocia’ en el que hay un lugar de recepción de visitantes que explora la vida y obra de Mackintosh, un espacio de exposiciones y un mirador con las mejores vistas de Glasgow.

También diseñó varios salones de té como Mackintosh at the Willows, aunque los que se ven actualmente son obra de sus discípulos. Para finalizar el tour se visita la Scotland Street School Museum, en la calle de ese nombre, al lado del rio, que está dedicado a la obra de Mackintosh y a la historia de la educación en Escocia. Todas las obras visitadas gozan de unos sobrios exteriores adornados a veces con decoraciones florales o incluso de pájaros. Los interiores son austeros.

Como en el resto de Escocia hay abundancia de ‘pubs’ no solo para beber, sino también para comer a precios asequibles. La bebida nacional, el whisky – en general de malta – se toma en vaso corto, a palo seco o con un poco de agua del tiempo.

Antes de pedir el plato nacional el haggis, sin duda sabroso, sepa que es una especie de embutido de tripa de cordero rellena de las vísceras del animal con cebollas y otros condimentos largamente cocinadas. Hay que informarse antes de pedir, no sea que les ocurra como a mí.

La anécdota: el judaísmo que come jamón
A mediados de la pasada década la ciudad de Sevilla y la Oficina de Turismo en Londres que yo dirigía, ofrecimos un cóctel cena a mil agentes de viajes americanos que celebraban en Glasgow su congreso anual, para presentar la candidatura de la capital hispalense para el año siguiente. Como es lógico los andaluces habían preparado una magnifica selección de embutidos ibéricos. Nadie se percató de que la mayor parte de los agentes americanos son judíos. A toda prisa hubo que comprar otros alimentos aunque no hubo tiempo de retirar las fuentes de chacina. Sin embargo la sorpresa fue que al terminar no quedaba ni rastro de jamón. A lo mejor en el judaísmo también existen las bulas.

CONTINUAR LEYENDO
Publicidad
Publicidad

LO MÁS VISTO