Inicio Ideología

Prohíbe Eslovaquia el Partido Comunista por ser “una organización criminal”

Eslovaquia.- El Parlamento de Eslovaquia aprobó una ley el pasado 4 de noviembre declarando al Partido Comunista de Checoslovaquia y al Partido Comunista de Eslovaquia como organizaciones criminales. El argumento de dicha ley responde a los 42 años en los que la dictadura comunista reprimió a la sociedad, despojando a la población de sus libertades civiles, entre otros crímenes.

Ya en 1993 la República Checa declaró al partido comunista como una organización criminal. En 2009 Polonia fue noticia en Europa por prohibir los símbolos comunistas, hasta el punto de penalizar con prisión quien se atreviera a usar una camiseta con la imagen del Che-Guevara. Al menos un millón de polacos perdieron su vida a manos de la tiranía comunista.

TE PUEDE INTERESAR:
Periodista recibiría 5 años de cárcel por informar sobre estallido de la pandemia

Más de diez años después, Eslovaquia se suma a la lista de los seis países europeos que han aprobado leyes similares para eliminar todo rastro de la perversa ideología que casi arrasó con las culturas de los lugares donde dominó. La ley eslovaca prohíbe además de los símbolos comunistas y nazis, los monumentos y placas de cualquier individuo relacionado a estos gobiernos totalitarios. Tampoco puede haber calles, plazas, u otros lugares públicos que lleven sus nombres.

Los seis países que hoy en día han tomado el camino de eliminar sus pasados comunistas son Polonia, Ucrania, Lituania, Georgia, Letonia y Eslovaquia.

TE PUEDE INTERESAR:
Encuentran 2600 nuevas boletas en el reconteo manual de votos en Georgia

En 2015 Ucrania aprobó una ley para colocar al partido comunista en la misma categoría que el régimen nazi a efectos penales, además de prohibir el despliegue de sus símbolos y nombres de calles y lugares públicos. Cuatro millones de ucranianos murieron bajo la dictadura comunista.

Muchos países de la ex Unión Soviética han promulgado leyes similares para deshacerse de los rastros comunistas de su pasado, incluso Rusia cambió los nombres de ciudades de la era comunista como el caso de la ex Leningrado que ahora ha recuperado su nombre tradicional de San Petersburgo.