Inicio Recetas de Cocina

Receta de sandía encurtida

Los encurtidos son una forma tremendamente saludable de conservar los alimentos. Se sumergen por completo en una solución de sal o ácida, como el vinagre, para que fermenten naturalmente. A veces se les agrega algo de azúcar para ayudarlos en la fermentación para aumentar la acidez y hacer que duren más tiempo. El vinagre, por ejemplo, es ideal para estas preparaciones porque tiene un pH menor a 4.6, que resulta suficiente para eliminar la mayor parte de las bacterias. Se pueden encurtir muchos tipos de alimentos, como hortalizas y frutas. Un ejemplo es esta de sandía encurtida.

Entre las hortalizas más comunes que se someten a los procesos de encurtidos, están los pepinos (para hacer los pepinillos encurtidos), las cebollas, los nabos, la raíz de jengibre, las zanahorias, el repollo, los ajíes, espárragos, coliflor, alcaparras, remolachas, rábanos y, por supuesto, las aceitunas. Y entre las frutas, los cítricos son bastante usuales, y la sandía también. Todos ellos son utilizados tanto para comer solos, en aperitivos y picoteos, como para aderezar ensaladas, sándwiches y una gran variedad de platos.

Las propiedades nutritivas de este tipo de encurtidos son innumerables: son probióticos, es decir, contienen microorganismos fundamentales para la salud de la flora intestinal. Sus enzimas digestivas favorecen la digestión previniendo la flatulencia, el estreñimiento o la inflamación. Refuerzan el sistema inmune gracias a su contenido de ácido fólico y vitamina C y tienen un efecto saciante, reduciendo los antojos entre comidas y de alimentos ricos en azúcar.

Ingredientes:

 

  • 500 gramos de sandía
  • 200 ml de agua
  • 200 ml de vinagre de manzana
  • 4 cucharadas de azúcar blanco
  • 1 cucharada de sal
  • 1/2cucharadita de salsa sriracha (opcional)
  • Tarro hermético de cristal

 

Cómo preparar la receta de sandía encurtida:

  1. Pelar la sandía y cortarla en cuadrados de 3 cm (no es necesario retirarles las semillas)
    1. Poner los trozos de sandía en el tarro de vidrio.
    2. En una olla mediana incorporar el agua, el vinagre, el azúcar, la sal y la sriracha (si se desea) y cocinar a fuego medio-alto.
    3. Remover el líquido hasta que la sal y la azúcar se hayan disuelto completamente.
    4. Cuando el líquido esté a punto de hervir, retirar del fuego y verterlo de inmediato en el tarro, hasta cubrir por completo la sandía.
    5. Dejar reposar un tiempo mínimo de 45 minutos antes de consumir.

    La receta de sandía encurtida está indicada para guardar en la nevera, no para dejarla a temperatura ambiente. Recuerda que debes dejar enfriar antes de meterla al frío, pero si quieres que el resultado sea dejarla fuera, antes deberás esterilizar el tarro o tarros que utilices.

    La sandía encurtida te servirá para aderezar y completar ensaladas, acompañar pescados, cocidos o crudos, pero también para picotear entre comidas sin que eso signifique un aumento de peso. Son productos ideales para preparar sándwiches realmente originales, pruébala y no te arrepentirás.