Síguenos en redes sociales

Viajes y Turismo

Singapur rastreará a turistas con brazaletes

El Resumen de Noticias

Publicada

el

Alrededor del mundo, los brazaletes electrónicos son utilizados para rastrear a personas perseguidas por la justicia y que se encuentran en libertad condicional o prisión domiciliaria.

Pero en Singapur, han encontrado un nuevo uso para ellos, y serán colocados a los viajeros que ingresen a este país, con el objetivo de evitar la propagación del Covid-19

La medida comenzó a aplicarse el 11 de agosto, y tiene como objetivo el confirmar que los viajeros están cumpliendo con su cuarentena.

Singapur, que tiene el mejor aeropuerto del mundo, estableció que toda persona que llegara al país debe de pasar por 14 días de cuarentena antes de poder moverse con libertad.

Esto aplica tanto para sus ciudadanos, como para residentes temporales y trabajadores, y lo hará para turistas cuando a estos se les permita ingresar.

Este periodo de 2 semanas puede ir a un espacio habilitado para ello o a una casa particular.

Son aquellos que decidan pasar su cuarentena en una residencia, los que serán obligados a usar los brazaletes, quedando exentos los niños menores de 12 años.

De acuerdo a las autoridades, el brazalete no va a almacenar ni a transmitir información personal y tampoco grabará audio ni video.

También estará protegido con un sistema de encriptado para evitar hackeos.

Las personas que usen el brazalete, podrán recibir notificaciones en cualquier momento, y deberán responderlas con prontitud.

También serán sujetos a investigaciones policíacas si hacen cualquier intento de alterar el dispositivo, o si salen de la residencia.

Las sanciones pueden ser de seis meses de prisión o multas de hasta $10,000 dólares.

De acuerdo al gobierno, el brazalete es para poder hacer un monitoreo más efectivo de las personas.

Hasta este día, Singapur hacia visitas domiciliarias combinadas con llamadas telefónicas para confirmar que las personas estuvieran en cuarentena.

.

Viajes y Turismo

La Invernada: la cabaña del esplendor de la naturaleza de Chile

Cristina Flores

Publicada

el

La Invernada

Hay proyectos que nacen con el propósito de interiorizar cada uno de sus recovecos, maximizar el disfrute desde un espacio acogedor y experimentar cada una de sus funcionalidades, en tanto que otros nos impulsan a contemplar la magnificencia de la naturaleza en su estado álgido. De hecho, mucho ha tenido que ver este último concepto con el nacimiento de La Invernada, una cabaña creada por el estudio Guillermo Acuña Arquitectos Asociados en Chile.

La casa fue concebida como un objeto que no pertenece al lugar, puede desaparecer en cualquier momento, eso nos habla de una condición transitoria de ocupación en el bosque. La Invernada no debía ser un objeto permanente, debía tener la condición de impermanencia, al igual que los árboles que la rodean”, cuentan desde Guillermo Acuña Arquitectos Asociados a Traveler.es.

Situada en una reserva privada de 600 hectáreas de bosque nativo Valdiviano en la zona de Curicó –en el centro del país latinoamericano–, este proyecto liderado por el estudio de arquitectura chileno se orienta hacia las orillas del río Los Morongos, mientras que la majestuosidad del bosque se alza por detrás de la construcción.

El concepto de la permanencia efímera y las transparencias inspiran la personalidad de La Invernada, una cabaña con paredes de policarbonato que reflejan la sombra de los árboles en su estructura durante el día, permitiendo de ese modo obtener unas vistas magistrales del bosque, y a la vez funciona como una lámpara japonesa que se encarga de iluminar de manera fulgurante el interior al caer el ocaso.

«La serie de capas para diferentes usos y de diferentes materialidades responden a la luz del día y a la luz interior en la noche, de manera de que la casa se encuentra constantemente cambiando su aspecto en relación a las condiciones del bosque», subrayan desde el estudio.

La educación experimental y liberal con respecto a la arquitectura, pero también muy vinculada al oficio de la construcción, el escalímetro y el dibujo a mano que recibió Guillermo Acuña en Chile en los años ochenta ha sido de gran influencia para erigir una estructura de 54 metros cuadrados que profundiza con lo vegetal como tema de trabajo para el diseño, aseverando los tres niveles de las partes del árbol: raíz, tronco y follaje en altura.

Así pues, no es de extrañar que el proyecto en cuestión cumpla con atributos plásticos de esa naturaleza mediante la luz (fotosíntesis), tela (hojas) y madera (árboles), en una pendiente orientada hacia el río que permite perderse en la idiosincrasia del bosque mientras que la capa textil exterior tiñe la luz de un tono dorado intenso, precisamente el color de las hojas de los robles en los meses otoñales.

Además de haberse utilizado madera de bosques sustentables y certificados, la cabaña instalada en Chile, que se ha construido en tan solo veinte días, se ha mecanizado a través de un sistema de CNC que asegura que no existan desechos previos. Por otra parte, el método de montaje y la concepción del proyecto sobre pilotes es de carácter reversible y no intrusivo en este terreno de conservación.

Como en un ápice de nostalgia, La Invernada constituye un refugio en uno de los últimos bosques fríos en la zona central de Chile. Aunque de momento no está destinada al turismo, puesto que este pop up se traduce únicamente en el propósito del momento y en el arte de la contemplación.

CONTINUAR LEYENDO
Publicidad
Publicidad

LO MÁS VISTO