Inicio Viajes y Turismo

China contuvo el covid-19. Ahora, millones de personas se irán de vacaciones al mismo tiempo

Hong Kong.- China se está moviendo de nuevo. Con la llegada del 1 de octubre, se espera que cientos de millones de personas llenen carreteras, trenes y aviones para el feriado del Día Nacional, uno de los momentos más concurridos para viajar en el país más poblado del mundo.

El receso de ocho días es el primer feriado importante de China desde que surgió del brote de .

Si bien la vida ha vuelto en gran medida a la normalidad en los últimos meses, las próximas de la «Semana Dorada» serán una prueba ambiciosa del éxito de China en domesticar el virus.

Y un impulso muy esperado para su recuperación económica.

El año pasado, se realizaron un total de 782 millones de domésticos durante las vacaciones.

Esto generó casi 650.000 millones de yuanes (US$ 95.000 millones) de ingresos por , según el Ministerio de Cultura y Turismo.

Viajes en 2020
El ministerio predice 550 millones de viajes nacionales que se realizarán este año, mientras que Ctrip, la agencia de viajes en línea más grande de China, estima que el número supera los 600 millones, ambos por encima del 70% del nivel del año pasado.

La escala del movimiento de masas en un período tan corto de tiempo es impensable en muchas partes del mundo, donde los gobiernos todavía están luchando por controlar las crecientes infecciones.

En , el número de casos de coronavirus superó los 7 millones durante el fin de semana.

Gran parte de Europa se encuentra ahora bajo las garras de una segunda ola de infecciones.

Incluso los países que en gran medida se salvaron de la primera ola, como Grecia y Croacia, han visto un aumento de los casos a medida que los turistas tomaban vacaciones de verano tras la reapertura de las fronteras internas de Europa en junio.

Pero por ahora, el virus es una preocupación mucho menor para los turistas chinos, dada la transmisión local cercana a cero de China y algunas de las medidas de control fronterizo más estrictas del mundo.

Chen Qianmei, una joven de 29 años de la ciudad sureña de Guangzhou, voló a Shanghai el martes para pasar sus vacaciones.

Dijo que no estaba preocupada por el virus, aunque todavía tomaba precauciones.

«Creo que China tiene el virus muy bien controlado», dijo. «Llevo máscaras y traigo toallitas con alcohol para limpiarme las manos, especialmente antes de comer, aunque en Shanghai poca gente usa máscaras ahora».

Muestra de confianza
El coronavirus, detectado por primera vez en la ciudad central de Wuhan en diciembre pasado antes de extenderse por todo el mundo, ha estado contenido en gran parte en China desde marzo.

En los meses siguientes, ocasionalmente se produjeron brotes a pequeña escala, desde el noreste del país hasta la capital Beijing y la región occidental de Xinjiang.

Pero todos fueron rápidamente contenidos mediante estrictas medidas de bloqueo y programas de pruebas masivas.

China no ha informado de ningún caso sintomático transmitido localmente desde mediados de agosto y está evaluando rigurosamente las llegadas al extranjero y los trabajadores en riesgo de exposición al virus.

La semana pasada, detectó sus primeras infecciones asintomáticas locales en más de un mes, luego de que dos trabajadores del puerto que descargaban mariscos importados congelados en Qingdao dieron positivo por el virus en un examen de rutina.

La sensación de control contrasta radicalmente con la ansiedad y los presentimientos que habían eclipsado el último período importante de viajes de China: las vacaciones del Año Nuevo Lunar a finales de enero.

En aquel entonces, el brote de coronavirus se extendía por Wuhan después de que las autoridades locales silenciaran inicialmente a los trabajadores de la salud que intentaban hacer sonar la alarma.

Dos días antes del Día del Año Nuevo Lunar, el Gobierno chino ordenó un cierre sin precedentes en la ciudad, pero para entonces, el virus ya se había extendido a otras provincias y más allá del país, ya que cientos de millones de chinos se dirigían a sus hogares para reuniones familiares o tomaban vacaciones en el extranjero.

Menos restricciones
Más de ocho meses después, se han levantado todas las restricciones de China a la circulación nacional.

Oficialmente, algunas ciudades todavía requieren que los pasajeros produzcan un código de salud verde en sus teléfonos inteligentes en las estaciones de tren y aeropuertos para demostrar que están seguros para viajar, pero la implementación puede ser laxa en la práctica.

En una señal de la confianza del Gobierno en mantener el virus bajo control, el Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades dijo la semana pasada que los viajes nacionales se pueden organizar «como de costumbre» para las próximas vacaciones.

Esto, dado que todas las ciudades de China continental están marcadas como de bajo riesgo de coronavirus.

Medidas locales
Pero el centro aún recomendaba a los viajeros que obedecieran las medidas locales de control de la epidemia, que llevaran máscaras en los trenes, vuelos y en lugares concurridos y que mantuvieran una distancia de 1 metro en los puntos turísticos.

Esta última podría ser difícil, si no imposible, de seguir, dado el tamaño de las multitudes que a menudo inundan los sitios populares durante las vacaciones chinas.

La semana pasada, el Ministerio de Cultura y Turismo de China ordenó a los sitios turísticos restringir la capacidad al 75% durante la Semana Dorada, frente al límite del 50% de los meses anteriores.

Para facilitar el rastreo de contactos, los visitantes deben registrarse en línea con anticipación.

Wu Zunyou, epidemiólogo jefe del CDC chino, dijo a la emisora estatal CCTV a principios de este mes que no es necesario imponer restricciones adicionales para los viajes nacionales durante el feriado del Día Nacional, porque el coronavirus ya no circula en la sociedad.

«Ahora es imposible contraer el virus en entornos sociales», dijo.

«Aunque todavía estamos encontrando docenas de casos importados entre los viajeros que llegan a China en vuelos internacionales. Los casos importados se manejan en un circuito cerrado y no se extenderán a la sociedad. Por lo tanto, no tendrán mucho impacto en los residentes nacionales».

Impulso a los viajes nacionales en China
Las autoridades chinas, incluidos los CDC y el Ministerio de Relaciones Exteriores de China, han instado a los ciudadanos a evitar viajes innecesarios al extranjero, citando la pandemia que aún se desata en todo el mundo.

La festividad de la Semana Dorada, la más larga de China junto con la festividad del Año Nuevo Lunar, tradicionalmente ha visto a los chinos de clase media viajar al extranjero en grandes cantidades.

El año pasado, se realizaron más de 7 millones de viajes al extranjero durante las vacaciones, con Japón y Tailandia entre los principales destinos, mostraron datos del Gobierno.

Pero este año, los viajes al extranjero serán prácticamente imposibles de realizar, dadas las diversas restricciones de visa y requisitos de cuarentena impuestos en todo el mundo, así como la falta de vuelos internacionales.

A su regreso a China, los viajeros también deben enfrentar dos semanas de estricta cuarentena, con al menos la mitad del tiempo requerido en designados por el Gobierno.

La única excepción es Macao, que eximió los requisitos de cuarentena en julio para los viajeros del continente que obtuvieron un resultado negativo en la prueba del coronavirus dentro de los siete días.

La semana pasada, China continental reanudó completamente las visas de turista para la región semiautónoma, justo a tiempo para el feriado del Día Nacional.

Competencia por turistas
A medida que los turistas chinos recurren a destinos nacionales, los gobiernos locales compiten para atraer turistas.

Según Ctrip, más de 20 gobiernos provinciales y municipales han emitido vales de viaje, mientras que unos 1.500 lugares turísticos en China han ofrecido boletos gratis o con descuento.

El operador ferroviario de China, China State Railway Group, esperaba un total de 108 millones de viajes en tren del 28 de septiembre al 8 de octubre.

Para hacer frente al aumento de la demanda, se agregaron al servicio 1.200 trenes adicionales, pero los boletos en rutas populares igual volaron.

Algunos vuelos también se agotaron. Qunar, un sitio chino de reserva de viajes en línea, estimó que se venderían más de 15 millones de boletos aéreos nacionales para la Semana Dorada, un aumento del 10% con respecto a 2019, en parte debido a una caída en el precio de las tarifas aéreas.

Carreteras chinas
Y en las carreteras chinas, se esperan nuevamente atascos masivos de tráfico este año. Se espera un promedio de 51 millones de viajes por carretera por día durante las vacaciones de ocho días.

Eso es un aumento del 1% al 3% con respecto al año pasado, según el Ministerio de Transporte.

Wuhan, el epicentro original del brote, se ha convertido en un destino popular para los turistas chinos desde que se levantó su cierre en abril.

El mes pasado, la provincia de Hubei, de la que Wuhan es la capital, anunció que cerca de 400 de sus atracciones turísticas estarían abiertas a los turistas de forma gratuita hasta fin de año.

En una plataforma de reservas establecida por la provincia desde el anuncio, se reservaron más de 3,74 millones de entradas para sitios turísticos en Wuhan en poco más de un mes, según el diario estatal Hubei Daily.

La Torre de la Grulla Amarilla, un monumento famoso de Wuhan, encabezó la lista de las atracciones más buscadas para la Semana Dorada, según Ctrip.