Síguenos en redes sociales

Viajes y Turismo

Tetela de Ocampo, el bello pueblo mágico de Puebla

El Resumen de Noticias

Publicada

el

PUEBLA.- Tetela de Ocampo en su voz náhuatl significa «abundancia de montículos de piedra» o donde hay «teteles». Hoy en día su nombre oficial es el de Tres Veces Heroica Tetela de Ocampo, hasta mediados del siglo XIX fue llamada Tetela del Oro por la abundancia de oro en los cerros de este pueblo.

Como sea, Tetela es un municipio mexicano del estado de Puebla, ubicada en el corazón de la Sierra Norte del estado, envuelta en una exuberante vegetación, en medio de grandes cerros como el «Zotolo», y el «Coyoco» .

El paisaje y la vegetación de Tetela de Ocampo, proporcionan el marco ideal para realizar actividades de ecoturismo, deporte de aventura y deporte extremo. Es posible practicar la escalada y el rapel en el cerro de los Frailes y los cañones del camino a Cuautempan.

Además puedes admirar hermosas caídas de agua y grutas con singulares formaciones rocosas dignas de admirarse. Las Grutas de Carreragco, se encuentran a una hora de camino por carretera rumbo a Zacapoaxtla.

Por estos sitios Tetela de Ocampo recibió el nombramiento como Pueblo Mágico por parte de la Secretaria de Turismo federal. Con esta distinción, el estado de Puebla suma diez localidades reconocidas como Pueblos Mágicos: Cuetzalan, Atlixco, Chignahuapan, Pahuatlán, Huauchinango, Tlatlauquitepec, Xicotepec de Juárez, Cholula, que ya formaban parte de esta lista.

Después de someterse a un proceso técnico y riguroso que incluyó la descripción de sus atractivos simbólicos, solo este municipio obtuvo el reconocimiento de un total de ocho localidades poblanas que postularon su oferta en la convocatoria 2020 que emitió el gobierno federal.

Vanessa Barahona de la Rosa, titular de Turismo estatal y Juan López Salazar, presidente municipal de Tetela, recibieron el nombramiento de manos de autoridades del gobierno federal.

De esta manera Tetela de Ocampo se sumó a otras diez localidades en el país que consiguieron el nombramiento: Isla Aguada, Campeche; Zempoala, Hidalgo; Ajijic, Jalisco; Tonatico, EdoMéx; Paracho, Michoacán; Mexcaltitán, Nayarit que recuperó el nombramiento.

Durante la ceremonia virtual de Entrega de Nombramientos de Pueblos Mágicos, Juan López Salazar, presidente municipal de Tetela y a nombre de los municipios reconocidos, reconoció la suma de esfuerzos de los gobiernos federal y estatales, prestadores de servicios y ciudadanos por abrir nuevas oportunidades para el turismo y dar a conocer la riqueza cultural que cada una de estas localidades guardan desde épocas ancestrales.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por MISAEL (@c._andrade_)

Se trata de una distinción para el Pueblo, ya que desde hace muchos años cuenta con atractivos simbólicos y singulares plasmados en la vida cotidiana que en los Pueblos se conserva como tradición desde épocas prehispánicas.

Este legado se expresa a través de la gastronomía, y se marida con nuestro folclor, nuestra música y calidez de nuestra gente. El nuevo pueblo mágico se ubica en el se encuentra monumentos que recuerdan el pasado histórico de Tetela: el monumento de los «Tres Juanes» Juan Nepomuceno Méndez, Juan Crisóstomo Bonilla, y Juan Francisco Lucas, quienes participaron en la Batalla del 5 de Mayo de 1862, la estatua de Benito Juárez y el monumento al soldado Tetelense.

A nivel nacional, la lista de localidades con el distintivo de Pueblo Mágico pasó de 121 a 132, las cuales, representan la riqueza cultural y natural, conformada por un mosaico de folclor, arquitectura, tradición, gastronomía, artesanías y biodiversidad, que dan identidad a nuestro país.

 

 

 

 

 

 

 

Viajes y Turismo

La Invernada: la cabaña del esplendor de la naturaleza de Chile

Cristina Flores

Publicada

el

La Invernada

Hay proyectos que nacen con el propósito de interiorizar cada uno de sus recovecos, maximizar el disfrute desde un espacio acogedor y experimentar cada una de sus funcionalidades, en tanto que otros nos impulsan a contemplar la magnificencia de la naturaleza en su estado álgido. De hecho, mucho ha tenido que ver este último concepto con el nacimiento de La Invernada, una cabaña creada por el estudio Guillermo Acuña Arquitectos Asociados en Chile.

La casa fue concebida como un objeto que no pertenece al lugar, puede desaparecer en cualquier momento, eso nos habla de una condición transitoria de ocupación en el bosque. La Invernada no debía ser un objeto permanente, debía tener la condición de impermanencia, al igual que los árboles que la rodean”, cuentan desde Guillermo Acuña Arquitectos Asociados a Traveler.es.

Situada en una reserva privada de 600 hectáreas de bosque nativo Valdiviano en la zona de Curicó –en el centro del país latinoamericano–, este proyecto liderado por el estudio de arquitectura chileno se orienta hacia las orillas del río Los Morongos, mientras que la majestuosidad del bosque se alza por detrás de la construcción.

El concepto de la permanencia efímera y las transparencias inspiran la personalidad de La Invernada, una cabaña con paredes de policarbonato que reflejan la sombra de los árboles en su estructura durante el día, permitiendo de ese modo obtener unas vistas magistrales del bosque, y a la vez funciona como una lámpara japonesa que se encarga de iluminar de manera fulgurante el interior al caer el ocaso.

«La serie de capas para diferentes usos y de diferentes materialidades responden a la luz del día y a la luz interior en la noche, de manera de que la casa se encuentra constantemente cambiando su aspecto en relación a las condiciones del bosque», subrayan desde el estudio.

La educación experimental y liberal con respecto a la arquitectura, pero también muy vinculada al oficio de la construcción, el escalímetro y el dibujo a mano que recibió Guillermo Acuña en Chile en los años ochenta ha sido de gran influencia para erigir una estructura de 54 metros cuadrados que profundiza con lo vegetal como tema de trabajo para el diseño, aseverando los tres niveles de las partes del árbol: raíz, tronco y follaje en altura.

Así pues, no es de extrañar que el proyecto en cuestión cumpla con atributos plásticos de esa naturaleza mediante la luz (fotosíntesis), tela (hojas) y madera (árboles), en una pendiente orientada hacia el río que permite perderse en la idiosincrasia del bosque mientras que la capa textil exterior tiñe la luz de un tono dorado intenso, precisamente el color de las hojas de los robles en los meses otoñales.

Además de haberse utilizado madera de bosques sustentables y certificados, la cabaña instalada en Chile, que se ha construido en tan solo veinte días, se ha mecanizado a través de un sistema de CNC que asegura que no existan desechos previos. Por otra parte, el método de montaje y la concepción del proyecto sobre pilotes es de carácter reversible y no intrusivo en este terreno de conservación.

Como en un ápice de nostalgia, La Invernada constituye un refugio en uno de los últimos bosques fríos en la zona central de Chile. Aunque de momento no está destinada al turismo, puesto que este pop up se traduce únicamente en el propósito del momento y en el arte de la contemplación.

CONTINUAR LEYENDO
Publicidad
Publicidad

LO MÁS VISTO