Síguenos en redes sociales

Salud y Belleza

¿Cuánto ejercicio debes hacer según tu edad? Esto dice la OMS

Cristina Flores

Publicada

el

Si uno de tus propósitos de Año Nuevo es bajar de peso, estas recomendaciones te pueden servir de punto de partida.

Uno de los propósitos más comunes de Año Nuevo es sin duda perder peso, ya sea por una cuestión estética o de salud. En cualquier caso, el ejercicio es siempre un gran aliado para lograrlo. Si nunca antes has practicado deporte o quieres hacerlo atendiendo a tu edad, estas recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) te serán de gran ayuda.

En el documento Recomendaciones mundiales sobre la actividad física para la salud, la OMS incluye recomendaciones para tres grupos de edad:

Niños y jóvenes (5 a 17 años)
Para los niños y jóvenes de este grupo de edades, la actividad física consiste en juegos, deportes, desplazamientos, actividades recreativas, educación física o ejercicios programados, en el contexto de la familia, la escuela o las actividades comunitarias. Con el fin de mejorar las funciones cardiorrespiratorias y musculares y la salud ósea y de reducir el riesgo de ENT (enfermedades no transmisibles), la OMS recomienda que:

-Inviertan como mínimo 60 minutos diarios en actividades físicas de intensidad moderada a vigorosa.

-La actividad física diaria debería ser, en su mayor parte, aeróbica. Convendría incorporar, como mínimo tres veces por semana, actividades vigorosas que refuercen, en particular, los músculos y huesos.

Adultos (18 a 64 años)
Para los adultos de este grupo de edades, la actividad física consiste en actividades recreativas o de ocio, desplazamientos (por ejemplo, paseos a pie o en bicicleta), actividades ocupacionales (es decir, trabajo), tareas domésticas, juegos, deportes o ejercicios programados en el contexto de las actividades diarias, familiares y comunitarias. En su caso, la OMS sugiere que:

-Dediquen como mínimo 150 minutos semanales a la práctica de actividad física aeróbica, de intensidad moderada, o 75 minutos de actividad física aeróbica vigorosa cada semana, o bien una combinación equivalente de actividades moderadas y vigorosas.

-La actividad aeróbica se practicará en sesiones de 10 minutos de duración, como mínimo.

-A fin de obtener aún mayores beneficios para la salud, los adultos de este grupo de edades aumenten hasta 300 minutos por semana la práctica de actividad física moderada aeróbica, o bien hasta 150 minutos semanales de actividad física intensa aeróbica, o una combinación equivalente de actividad moderada y vigorosa.

-Dos veces o más por semana, realicen actividades de fortalecimiento de los grandes grupos musculares.

Adultos mayores (de 65 años en adelante)
Para los adultos de este grupo de edades, la actividad física consiste en actividades recreativas o de ocio, actividades ocupacionales (cuando la persona todavía desempeña actividad laboral), tareas domésticas, juegos, deportes o ejercicios programados en el contexto de las actividades diarias, familiares y comunitarias. Para este grupo de edad la OMS recomienda que:

-Dediquen 150 minutos semanales a realizar actividades físicas moderadas aeróbicas, o bien algún tipo de actividad física vigorosa aeróbica durante 75 minutos, o una combinación equivalente de actividades moderadas y vigorosas.

-La actividad se practicará en sesiones de 10 minutos, como mínimo.

-A fin de obtener mayores beneficios para la salud, dediquen hasta 300 minutos semanales a la práctica de actividad física moderada aeróbica, o bien 150 minutos semanales de actividad física aeróbica vigorosa, o una combinación equivalente de actividad moderada y vigorosa.

-Los adultos de este grupo de edades con movilidad reducida realicen actividades físicas para mejorar su equilibrio e impedir las caídas, tres días o más a la semana.

-Realicen actividades que fortalezcan los principales grupos de músculos dos o más días a la semana.

-Cuando los adultos de mayor edad no puedan realizar la actividad física recomendada debido a su estado de salud, se mantengan físicamente activos en la medida en que se lo permita su estado.

Salud y Belleza

El aceite de coco un aliado para tu salud y belleza

Cristina Flores

Publicada

el

Aceite de coco

El aceite de coco se ha convertido en un ‘must have’ entre los amantes de la alimentación y la salud natural, algo que nos llama la atención dada la gran cantidad de grasas saturadas que contiene. «Es cierto, el aceite de coco es uno de los pocos aceites de origen vegetal con casi un 90% de ácidos grasos saturados en su composición», dice Samantha Penfold, creadora del concepto Organic Market & Food, en Marbella y Madrid. «Sin embargo, no se trata de las grasas saturadas nocivas que se encuentran en el queso o en la carne, las del coco contienen triglicéridos de cadena media, altamente beneficiosos para la salud, explica».

Si huyes , pensando que engorda demasiado, no te prives de este alimento. Como dice Martínez, «este tipo de grasa pasa directamente del intestino al hígado favoreciendo la cetosis (quema de grasas), elevando el metabolismo y aumentando la sensación de saciedad». «Los cuerpos cetónicos que produce son además el combustible preferido del cerebro y previenen las enfermedades neurodegenerativas», añade.

Fortalece el sistema inmune, protegiendo así al organismo de microorganismos y enfermedades.

Mejora los niveles de colesterol.

Favorece la digestión y la circulación intestinal.

Aumenta la sensación de saciedad.

Contribuye a quemar la grasa abdominal.

Su sabor es delicioso y ofrece un toque especial a tus preparaciones.

Resiste altas temperaturas antes de quemarse, haciéndolo ideal para frituras sin que pierda sus singularidades con el calor.

Puedes preparar tu propio aceite de coco virgen, solo necesitas un coco color café bien maduro. Pártelo y extrae la pulpa con una cuchara fuerte, córtala en trozos pequeños y lícuala con un chorrito de agua. Exprime a continuación esta pasta con un filtro de café hasta extraer todo el líquido. Déjalo reposar en la nevera 24 horas para que la leche se separe del aceite. La primera formará una capa en la parte superficial y el aceite se quedará en el fondo. Retira la leche y listo, ya puedes beneficiarte de las propiedades del aceite de coco.

CONTINUAR LEYENDO
Publicidad
Publicidad

LO MÁS VISTO